Marcelo, el protagonista de Soñadores


Se presentó en el teatro Bajosuelo, Soñadores, una muestra del Programa Universidad en la Cárcel organizada por los responsables del taller de teatro-cine que se dicta en la Unidad Penal N° 7 de Azul, Matías Madrid y José Delgado.

En primer lugar se presentó una muestra de fotografías que retratan las acciones de extensión que la UNICEN desarrolla en las unidades penales de Azul y Sierra Chica, con curaduría de Pedro Tissier, acompañada por fragmentos del futuro libro “Barrotes de Cielo” de Matías Madrid.

Luego tuvo lugar la muestra de video minutos realizados íntegramente en la Unidad Penal N° 7 basados en  “historias sobre cómo la gente vive, el anhelo de soñar, historias de pueblo o del cotidiano”. Ordenados cronológicamente los audiovisuales presentados dan cuenta de la manera en que se lleva adelante el taller de cine-teatro evolucionando desde trabajos simples a obras de mayor complejidad en las que los participantes, varones privados de su libertad, tienen incidencia en todo el proceso creativo: guión, actuación, dirección, montaje y edición.

Finalmente, el momento de mayor emoción tuvo a Marcelo como protagonista, quien estuvo alojado en la UP 7 alrededor de cuatro años durante los que asistió al taller que inicialmente dictaron Javier Lester y Pedro Baldovino y que, desde hace tres años,  está a cargo de “el Cevo” y “el Negro”. En este tiempo asumió el desafío de jugar, reír, soñar a través del teatro y se convirtió en uno de los actores principales del grupo. Ahora que disfruta de su libertad, Marcelo estuvo presente en Soñadores para contar su experiencia y sus ganas de seguir actuando mientras batalla por sortear las dificultades que a diario se le presentan.

“Es importante que sepamos que la cárcel es un lugar injusto” señaló Matías Madrid en el cierre de la muestra. Desde este programa de extensión, la UNICEN apuesta a  transformar esa realidad.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Dejanos tu comentario

Accesibilidad