Una niña de 11 años, apasionada por la naturaleza y parte de “Custodios del Territorio”, creó una Guía de Aves

Zaira comenzó a relacionarse con las aves desde muy pequeña y a los 9 ya había escrito su propia guía con todos los conocimientos acumulados para compartir con otros. Es la integrante más joven del proyecto de Extensión de Unicen para conservar el territorio. Ahora, en consonancia con el Día nacional de las Aves presentará ese trabajo junto a uno de los más destacados escritores y ornitólogos argentinos, Tito Narosky.


El 5 de octubre, celebrado el Día Nacional de las Aves, Zaira Fernández, una integrante de 11 años de la red «Custodios del Territorio», presentará su Guía de Aves, acompañada por Samuel “Tito” Narosky.

Ambos apasionados por la vida y la naturaleza, se pusieron como objetivo demostrar que no hay edad para aprender, enseñar y compartir, tal como lo vienen haciendo los participantes de las seis provincias que hoy constituyen el Programa de Conservación Comunitaria del Territorio de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro (Unicen) “Custodios del Territorio”.

La niña de 11 años y el experto de 89 contarán en una exposición virtual cómo avanzaron juntos en el proyecto conjugando la enorme diferencia etaria. Para esto, y a pesar de emitirse por pantallas, Narosky va a llegar a Tandil en un viaje familiar y como primera salida desde el inicio de la pandemia, para estar junto a Zaira en la exposición.

Todo empezó con las gallinas

Desde los 4 años, la nena comenzó su amistad con las aves. Los primeros pasos fueron con las gallinas que significaron su gran fuente de información e inspiración para continuar con el resto de las especies voladoras.

El correr de la vida volvió pasión el aprendizaje y cada vez conocía más de cada una, hasta que llegó el momento de poder volcar tanta información en una guía que pudiera ayudar a otros en ese reconocimiento de gran parte de la fauna del lugar.

En ese trayecto, contó nada más y nada menos con la mentoría y acompañamiento de Tito Narosky, uno de los más destacados escritores y ornitólogos argentinos,  autor de más de 40 libros sobre la temática.

El experto estudió y observó aves silvestres durante más de 50 años, viajó más de 200 veces por estudio y así recorrió todas las provincias argentinas y países de Sudamérica y Centroamérica. Premiado, reconocido y gran contribuyente a la ciencia, no dudó un segundo en organizar el viaje para estar con Zaira el Día Nacional de las Aves.

Vale contar que en 1982 la organización Aves Argentinas estableció al 5 de octubre como su día de conmemoración con el objetivo de reflexionar y realizar acciones concretas relacionadas con la protección de estas especies. La celebración recuerda a San Francisco de Asís, reconocido como Santo de la Naturaleza, y quien según cuenta la tradición conversaba con los pájaros.

En 1928, la misma organización dedicada a la ornitología ya había declarado al hornero como Ave Nacional. El ave de la patria, que mide unos 20 centímetros y es de color pardo terroso, ganó su distinción luego de resultar elegido en una encuesta por, entre otros motivos, los nidos de barro que construye en postes de alambrados, aleros de casas y salientes por todo el país.

Custodios del territorio

Por otro lado, con orgullo por el logro de su pequeña gran integrante, “Custodios del Territorio” se sigue consolidando como proyecto que tiene el fin de promover el uso de los humedales como sitios estratégicos y “aulas abiertas”.

Desde allí sostienen el compromiso de aportar datos organizados sobre las dinámicas poblacionales de especies silvestres y favoreciendo el inicio de un proceso educativo inspirado en los entornos naturales contribuyendo comunitariamente a la conservación mediante una red sostenible que ponga en valor personas e instituciones capaces de trabajar, gestionar, investigar y disfrutar juntas

Según reveló su directora, Andrea Caselli, recientemente lograron la aprobación de una maestría. Asimismo en las Jornadas de Extensión del Mercosur 2021 presentaron un cortometraje que compartieron con El Eco de Tandil y resume las actividades de la propuesta desde el 2009 hasta hoy, con todas sus implicancias.

Además, anticiparon la perspectiva a futuro que en el 2022 les permitirá acceder a nuevas herramientas y talleres, como ciclo de indagación aplicado y senderismo, así como turismo inteligente y comunicación positiva, biodiversidad, entre otras cosas que buscan siempre “sumar para conservar”, inspirados en el compromiso, la inocencia, la empatía y la alegría del trabajo colectivo

Fuente: El Eco de Tandil, 4/10/21

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

Dejanos tu comentario

Accesibilidad