Crece la articulación de las facultades en el acompañamiento hacia el sector cooperativo

Durante 2021, la articulación de las distintas facultades con el programa ESS ha estado fuertemente orientada al desarrollo de diversas acciones vinculadas al  fortalecimiento del sector de trabajo cooperativo y autogestionado a través de procesos de formación y capacitación continua.

Es así que, por ejemplo, junto a docentes, graduados/as, estudiantes y el programa de Fortalecimiento Institucional (PROFIN) de la Facultad de Ciencias Económicas, se impulsó – y todavía está en curso  – un proceso de asesoramiento administrativo y contable para productores y productoras del barrio Villa Cordobita.

Participaron de estas acciones diez unidades productivas de trabajo autogestionado que recibieron apoyo para regularizar cuestiones vinculadas a la gestión del monotributo social, trámite de exención en ingresos brutos, uso de las plataformas de AFIP y ARBA, facturación electrónica, entre otros temas abordados

En simultáneo, sumando a un proceso impulsado por el programa de Investigación y Estudio sobre Política y Sociedad (PROIEPS) de la facultad de Ciencias Humanas, la secretaría de Extensión participó de un ciclo de encuentros de formación que se dio en llamar “Territorios cooperativos”, que tuvo lugar entre los meses de agosto y noviembre, y que estuvo destinado también a promover y pensar críticamente los alcances y las potencialidades del trabajo cooperativo y autogestionado, particularmente con colectivos y organizaciones de la localidad de Barker.

Finalmente, en este último tramo del año, junto a la secretaría de Extensión de la facultad de Ciencias Sociales, con sede en Olavarría, se está iniciando un proceso de acompañamiento con un grupo cooperativo dedicado a los servicios de cuidado de dicha ciudad. Junto a este grupo de trabajadoras la tarea central será acompañar a las destinatarias – la cooperativa está íntegramente compuesta por mujeres – en el abordaje de los desafíos propios de la organización empresarial cooperativa a través de una intervención transformadora en las prácticas que constituyen la cultura colaborativa.

De las distintas experiencias y recorridos, desde el programa ESS de la secretaría de Extensión – que está cumpliendo sus 10 años de desarrollo – se extraen dos síntesis y aprendizajes similares: la primera de ellas es que cuando la economía y la gestión del trabajo están en manos de las personas, nuestras comunidades se desarrollan con mayor soberanía, y la segunda, solidaria con ésta, es que la universidad se mejora a sí misma toda vez que sus docentes, extensionistas, graduados/as y estudiantes orientan sus principales esfuerzos de construcción de saberes y conocimientos para el beneficio de su propia comunidad: en ese camino, la economía social y solidaria tiene mucho para aportar, tanto a la comunidad, como a la propia universidad.

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Accesibilidad