Recorriendo

Cuando la Universidad Nacional del Centro asumió el desafío de la Extensión en términos formales e institucionales, con la creación de una Secretaría específica, sabíamos que además de dar continuidad a un proyecto se intentaba consolidar en la práctica, no sólo una nueva labor, sino un modelo de universidad. Inclusiva y plural, pilares básicos del trabajo extensionista.

Al cabo de cuatro años vemos reflejado en los hechos estos conceptos, ante todo por la respuesta encontrada en los sectores de la comunidad y por las distintas formas de articular con el ámbito académico que permitieron una vinculación más fortalecida y abarcadora. Programas, proyectos, eventos culturales, interacción con organizaciones civiles forman parte del abanico desplegado por la Secretaría que decidió acometer los distintos frentes que marcan el devenir de una sociedad, desde la economía al arte, desde las prácticas solidarias a la salud y la educación.

A partir de esta mirada, indudablemente cuatro años son pocos pero sí los suficientes para marcar el camino que como institución pública debemos trazarnos. Si esa ruta, no exenta de contratiempos, ha sido acompañada por autoridades, estudiantes, docentes, no docentes y la comunidad en general, principal destinataria, el motivo para celebrar es más que suficiente. La manera de hacerlo, entendemos, es dar un testimonio claro y sencillo de la extensión como compromiso para la construcción de saberes junto al pueblo, tal como reza la tapa del presente folleto y que, más que un slogan, es un precepto ineludible e impostergable.

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail



Accesibilidad