Conclusiones del encuentro sobre educación en contextos de encierro


20171110_150029-2“El formato del encuentro no ha sido convencional, aquí no ha habido charlas magistrales, el centro fuimos nosotros mismos y la necesidad de pensar en el otro, pensar en una universidad horizontal, vinculada al territorio de manera integral con la docencia y la investigación”. Con estas palabras a modo de síntesis, Analía Umpiérrez, coordinadora del Programa Universidad en la Cárcel de la Secretaría de Extensión de la UNICEN dio por finalizadas las jornadas realizadas el viernes y sábado en el Centro Cultural Universitario que reunió a investigadores y tesistas de varios países latinoamericanos para poner en debate el derecho educativo en contextos de encierro.

Al cabo de las distintas deliberaciones, entre las muchas conclusiones, hubo una coincidencia fundamental respecto a que, en estas cuestiones, Argentina está “a años luz” en comparación con otras naciones en un tratamiento tan sensible y en particular la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires que, como se señaló, a pesar de no estar en la Capital Federal, supo, por su acción y antecedentes, convocar a uruguayos, brasileños, chilenos y mexicanos involucrados en estos nuevos desafíos que marcan un claro compromiso social.

En ambos días hubo mesas de trabajo en simultáneo, arribando a diversas conclusiones que se leyeron en el acto que sirvió de clausura al Encuentro. Los distintos trabajos podrán verse en la página www.extension.unicen.edu.ar/carceles y sin duda que los mismos constituirán un preludio de lo que significará el segundo encuentro que ya tiene sede para 2018: Chile.

Las mesas fueron seis y se constituyeron sobre los siguientes ejes:

-El derecho a la educación, sentidos y significados

-Educación en privación de libertad: investigaciones desde una perspectiva pedagógico/didáctica

– Leer y escribir en el encierro

-Pensar la formación docente desde las prácticas

– La universidad en la cárcel

-Perspectiva del derecho/ política criminal

En casi todas las deliberaciones se coincidió en que la educación en contextos de encierro debe ser concebida como un derecho y no como un beneficio para bajar las penas. “El rol del docente es enseñar y aprender, conducir a la reflexión que  permita tener otra relación con el afuera. No sólo debemos llevar educación hacia adentro sino llevar lo que aprendemos adentro, afuera. Hay una cuestión de reciprocidad: no se puede investigar adentro sin tener noción del afuera”, fue una de las síntesis observadas.

Con la convicción que hay un sistema carcelario colapsado en el que son muchos los actores que intervienen, se concluyó también que las penitenciarías priorizan la seguridad por sobre la necesidad educativa y quienes están alojados allí creen que no son gente con derechos “porque se concibe la educación como producto en un régimen meritocrático en el que no caben los pobres”, se señaló.

Estos análisis son los que llevan a repensar el concepto de investigador y en el papel fundamental que cumple para la construcción del conocimiento, de ahí que se resaltó la importancia de estas jornadas que “fueron muy generosas en el intercambio, muy solidarias y con espíritu latinoamericanista”.

Por tal razón la tarea inmediata de quienes estuvieron presentes será socializar estos debates para que alcancen visibilidad y conformen una red de articulación a la que se seguirán sumando docentes e investigadores interesados en el tema.

Resultó fundamental el marco institucional dado por la UNICEN a través de su Secretaría de Extensión y de las facultades de Derecho y Ciencias Sociales, junto a la Universidad de Playa Chica, de Chile y otras organizaciones surgidas a partir de la confluencia de intereses en torno a los derechos educativos en contextos de encierro.

Encuentro internacional sobre cárceles y derechos educativos

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Dejanos tu comentario

Accesibilidad