UNIVERSO SORIANO – Comienzos

UNIVERSO SORIANO

Dentro del campo intelectual, Tandil tiene un fuerte componente histórico a partir de hombres y mujeres que, desde distintos estamentos de la cultura han dejado un legado importante y de una riqueza que llegó a superar los límites del país.

Uno de los casos es el del escritor Osvaldo Soriano que si bien se sabe no nació en la ciudad, estuvo viviendo muchos años en ella donde dio sus primeros pasos como periodista siendo también ésta, la cuna de una incipiente literatura que trascendería en el mundo.

Soriano, además, fue parte de la bohemia tandilense de los 60 que nucleó a gente de las letras, el cine, la música, el teatro, la pintura, etc. De hecho puede decirse que el autor de Triste, Solitario y Final, además de otras célebres obras, fue fundador junto a sus amigos  hombres de ruta en el terreno de las artes, del llamado Grupo cine, el primer germen para la difusión de una filmografía que escapaba a los cánones comerciales y que le permitió a los tandilenses apreciar películas que de otra manera hubiese sido imposible. Esta iniciativa la siguió luego el Cine Club Tandil que perduró por dos décadas.

Soriano, de cuya muerte se ha cumplido en este 2007 el décimo aniversario, ha dejado una estela que muchos recogieron aún sin ganar la misma trascendencia pero que valió para que Tandil pudiera seguir teniendo un movimiento cultural reconocido en toda la Provincia.

En los momentos de consagración, Soriano, que saltó de las páginas del diario El Eco a la revista Primera Plana, primer paso de su trayectoria como periodista, no dejó de visitar Tandil para reencontrarse con sus amigos. Las épocas duras y la necesidad de tener que emigrar mientras no dejaba de escribir y acrecentar un reconocimiento que hiciera, incluso, que varios de sus libros fueron llevados al cine, hizo que sus visitas se hicieran cada vez más infrecuentes. Pero siempre quedó su nombre ligado a este terruño.

Es por eso que, desde la Secretaría de Cultura de la Universidad Nacional del Centro, ha surgido un proyecto que no tiene que ver con los reiterados homenajes (por otra parte ya hay una plaza que lleva su nombre en el barrio de la Estación) sino con la necesidad de movilizar culturalmente a todos los que tienen inquietudes vinculadas al arte en general, creyendo propicio que esta idea puede canalizar las mismas y generar espacios de creatividad e incluso debate.

A partir de esta mirada es que se decidió poner en práctica el denominado UNIVERSO SORIANO que consiste en un Concurso Plástico-Literario.

Cursos, exposiciones, trabajos en competencia, exhibiciones y mesas de debate componen este universo que tiene apellido y que es tan vasto como la dimensión del inigualable escritor.

 

Secretario de Cultura: Sr. Julio Lester

Idea y Producción: Anabela Tvihaug – Eduardo Rodríguez del Pino

Dejanos tu comentario