Acceder a lo absoluto, de Eva María Falótico Gandolfi. Primera mención en Poesía

Un lugar muy oscuro. Alumnos de Escuelas Primarias
Un lugar muy oscuro. Alumnos de Escuelas Primarias

Primera mención en Poesía

Acceder a lo absoluto, de Eva María Falótico Gandolfi. (CABA)

 

Su niñez promisoria meció Rojas,

talló, Santos lugares, su templanza.

Hizo acopio de frondas y jardines

en el erial de su alma.

Fue la luz inmortal del pensamiento

que en su interior eclosionó sus albas.

Declinó sus afanes por la ciencia:

no pudo la ecuación con la palabra.

Se introdujo en el Túnel infinito…

De ariete, iba su alma atormentada.

Lo apremiaba acceder a lo absoluto…

La conciencia indomable de la nada.

Mirando a su interior llegó al subsuelo,

al hombre inquisidor…

Al eremita de frugal sustento…

Solo la soledad lo acompañaba.

Solo la soledad… ¡Y la palabra!

Con quijotesco celo hendió la noche;

sobre Héroes y Tumbas transitaba

en obsesión concéntrica y obtusa,

casi dantesca. Hórrida batalla.

Apocalíptico Abaddón oscuro;

sobre cinco jinetes avanzaba…

Onírica insanía; desmesura

de un cruel presentimiento en llamaradas.

Antes del Fin… ¿Qué fin? No lo ha tenido…

Vuelve en árbol la sed de la hojarasca.

Desde la oscuridad. Muerta su pluma…

Hacia un cielo ulterior, abrió las alas.

Dejanos tu comentario