Una multitud en el cierre de la Feria del Libro


1La décimo tercera edición de la Feria del Libro Tandil 2016 tuvo en su cierre una gran participación del público ya sea en la recorrida de los stands como también en las distintas presentaciones que se realizaron durante toda la tarde y hasta la noche, en el fin de semana.

El plato fuerte del sábado fue sin duda Eduardo Sacheri que llenó la sala Auditorium para presentar La Noche de la Usina, novela que viene de recibir el Premio Alfaguara y que ya se instaló como uno de los más vendidos en ficción nacional.

El sábado fue también una jornada de grandes acontecimientos  como la distinción que Marcelo Irianni -que a su vez presentó Peones de Ajedrez III- y la Editorial UNICEN entregaron a Hugo Nario que tuvo una doble participación, primero con una nueva edición de su ya conocido Tata Dios y luego con su segunda novela, Los Cazadores del Aleph.

Otro atractivo de esa noche fue la presencia de Fabricio Ballarini quien tuvo una amena charla con el público sobre la neurociencia, el funcionamiento de la memoria y su obra Rec: Por qué recordamos lo que recordamos y olivdamos lo que olvidamos.

El domingo desde hora temprana se vio gran movimiento en la sede Yrigoyen 662 ya que hubo varias actividades para niños -presentaciones de libros, narración y actuación de cuentos, dibujos e ilustraciones- además de otros actos que también contaron con una muy buena respuesta, tal lo que aconteció con el ensayo de Lucas Bilbao y Ariel Lede, sobre el obispo Bonamín, Profeta del Genocidio. El tandilense Raúl Echegaray presentó su novela Perón en la Tierra, Evita en el Cielo y también resultó emotivo Viento y Camino Largo, la obra post mortem de Huberto Cuevas Acevedo.

El programa se desarrolló hasta pasada las 22 con un desfile incesante de público que fue creciendo en número desde que la Feria se inaugurara, el pasado miércoles. El retorno al Centro Cultural Universitario permitió multiplicar las actividades ya que se usaron todos los espacios, desde el gimnasio donde se instalaron los 45 puestos de libros hasta las distintas salas (cinco en total) donde se realizaron las charlas.

Esta edición, que adhirió al año del Bicentenario de la Independencia, volvió a encontrar juntos en la organización a la Universidad Nacional del Centro, la Municipalidad, la Cámara Empresaria y la Asociación Ferias de Libros Tandil quienes se aprestaban a realizar una evaluación final que, a priori, ya se puede juzgar como exitosa.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Dejanos tu comentario