Las primeras vacaciones independientes

Si bien el primer viaje sin la compañía de los padres suele ser -en varios casos- el de egresados, es decir, el viaje que se realiza al finalizar los estudios secundarios en sus distintas versiones. Cuando los chicos ya se encuentran en la Universidad, y comienzan a asumir otras responsabilidades, al llegar el receso estival se les plantea el deseo de organizar y llevar a cabo un viaje por su cuenta.

En muchos casos, respondiendo a un comportamiento que lleva años dándose entre los jóvenes, los chicos deciden visitar otras regiones del país a través de la conocida modalidad de viaje denominada de “mochilero”.

Esta forma de viajar cuenta con una serie de características, comenzando por la que nos remite el nombre. La idea principal es viajar livianos, es decir, no llevar peso en exceso; por eso el mejor parámetro de medida es el de la mochila en la que se pueda cargar lo suficiente con comodidad.

La importancia de viajar con la cantidad justa y necesaria de elementos, se debe a que al estar en constante movimiento, deberán algunos recorridos hacerlos con la totalidad de sus cosas a cuesta, y a su vez deberán armar y desarmar su mochila probablemente cada noche en un alojamiento distinto.

También se caracterizan estos viajes por la intención de conocer lugares y gente de una manera diferente, es decir muchas veces se salen de lo convencional, no se contacta a una agencia de viajes antes de partir y no se tiene un recorrido organizado. Esto quizá no sea lo más recomendable, pero siempre hay recaudos alternativos que se pueden tomar, tales como al llegar a una localidad dirigirse en primera instancia hacia una oficina de turismo, ellos tienen conocimiento de los alojamientos, agencias que ofrecen excursiones, y demás prestadores turísticos, que cuentan con las habilitaciones correspondientes.

Otra característica fundamental de los viajes de “mochilero”, es que es un turismo económico, de bajo costo. La mayor reducción de costos que realizan los jóvenes en estos viajes, se focaliza en transporte y alojamiento. Hace varios años era popular la práctica de “hacer dedo” para ahorrar el costo del colectivo, combi, y otros medios de transporte. Pero hoy en día por cuestiones de seguridad para ambas partes, y hasta normas de las aseguradoras de coches, ya no es algo tan común, siendo el colectivo en su opción más económica, la elección principal. En cuanto al alojamiento, las opciones más comunes, fuera del camping, son la de los Hostels o Albergues.

En un Hostel se renta alojamiento con precios accesibles. Estos precios dependen muchas veces de la época del año, ubicación y servicios que ofrece. La renta por lo general es de una cama en habitaciones compartidas y separadas por sexo con capacidad mayormente para 6 u 8 personas, el baño es compartido, y se tiene acceso a las distintas áreas comunes, cocina, sala de entretenimiento, lockers o armarios; incluye el desayuno, y el servicio se caracteriza por la posibilidad de intercambiar experiencias entre viajeros.  También se pueden rentar habitaciones privadas doble o single.

Cuando surgió esta modalidad de viaje se consideraba alternativa, hoy en día ha alcanzado una gran popularidad. En muchos casos, viajar “de mochilero” ha sacado a la luz destinos desconocidos o abandonados, y ha contribuido con su desarrollo y preservación.

Viajar sólo con una mochila es una experiencia de vida, teniendo la posibilidad de resolver problemas en el día a día  y lograr así un aprendizaje. Pero como todo, hay maneras y maneras de llevarlo a cabo, por lo que a continuación se enumera una lista de consejos para que el viaje sea lo más seguro y agradable posible, tanto para los jóvenes como para los padres que los ven partir.

TIPS

–         Páginas de Internet, en trip advisor  www.tripadvisor.com se encuentran comentarios  y experiencias de los propios viajeros  sobre muchos hostels, otorgándoles puntajes que permiten constatar su calidad. Hostelling International  www.hihostels.com avala más de 4000 hostels en el mundo. Y la página www.mochilero.info cuenta con relatos de experiencias, información útil, recorridos aconsejables.

–         Informarse previamente sobre los distintos atractivos que se desea visitar, accesibilidad, costos, ubicación, etc.

–         Mantenerse comunicados: Viajar con celular, hoy en día hay señal en muchos lugares, y en todo caso contactarse por e-mail, los hosteles cuentan con este servicio de forma gratuita.

–         Documentos en orden.

–         Llevar certificado de alumno regular por los descuentos en trasporte y entradas a parques nacionales.

–         Una mochila pequeña para documentación y dinero.

–         Llevar guías de Viaje y Mapas.

–         Calzado cómodo.

–         Botiquín pequeño.

–         En muchos hostels (averiguar previamente) se pueden alquilar toallas, y comprar shampoo y jabón en caso de olvido.

–         Tomar bastante agua al caminar o estar al sol, y verificar si el agua de la Caniggia es potable, sino recurrir al agua mineral.

–         No separarse, al viajar en grupo.

Celina Dabidós
celina_dabidos@yahoo.com.ar
                                                                             

Carrera en Turismo
Facultad de Ciencias Humanas
UNCPBA

Dejanos tu comentario