Control de plagas en viviendas

Control domiciliario de Roedores

 

 

 

 

 

Por el Ms.Sc. Mateo Schettino (Médico Veterinario (UNCPBA) – Master en Epidemiologia (UFMG) – Jefe del Área de Medicina Veterinaria Preventiva a cargo dela Cátedrade Salud Animal y Salud Pública enla FCV-UNCPBA.

 

Los alumnos consultan mucho por el ingreso de roedores a la vivienda, sobre todo los alumnos de 4° o 5° año, que alquilan quintas en la zona aledaña al Campus Universitario.

En general aparecen dos tipos de roedores: el ratón doméstico,  mal llamado “laucha”, que es un “descuidista”, que se mete en el interior de las viviendas, y suele habitar en los cajones de la cocina donde deja su materia fecal (una especie de bolitas negras alargadas). Y el roedor de mayor tamaño que es cuando aparecen la Rata Negra o la Rata Parda o Noruega, (que llegan a medir 50 cm y pesar hasta 450 grs). La rata negra es más chica, mide 30 cm, de nariz a cola, pesa 200 grs y es la que se introducen por los taparrollos de las ventanas y anidan en los cielos rasos. Los que se suele escuchar en la vivienda, es un ruido del caminar nocturno de los roedores en el techo.

La convivencia con los roedores no sería un problema, más allá de la sensación de desagrado, de no ser porque son portadores de diversas enfermedades como la Leptospira que se transmite por la orina que ellos dejan en las viviendas. Tanto en las mesadas, repasadores, restos de comida, contaminados por la orina infectada son un alto riesgo, ya que la infección del hombre se produce por vía directa o indirecta a través de la piel y de las mucosas bucal y nasal.  La forma más común es la indirecta a través de aguas, suelo y alimentos contaminados por la orina de los animales infectados.

La otra enfermedad producida por los roedores de esta zona es el Hanta Virus, producida por el Origolizomis o mejor conocido como el ratón colilargo, que se caracteriza por tener más larga la cola que el cuerpo. Este ratón  es el portador del virus del Hanta y esta es una enfermedad de alto riesgo que causa alta mortalidad en seres humanos.

Por esto se recomienda a los trabajadores rurales, a los veterinarios e incluso a quienes van a pescar a los arroyos de la zona, tener cuidado de no recostarse sobre los pastos largos, porque podrían tomar contacto con el agente casual que fuera eliminado por  orina y  las heces del ratón.

Otra recomendación es que cuando los estudiantes ingresan a un galpón, para una fiesta, o a una nueva casa alquilada en los alrededores de una ciudad y advierten que hay presencia de roedores, lo primero que tiene que hacer es:

1)      abrir todas las ventanas, todas las puertas, que se ventile,

2)      que entre sol, porque las radiaciones ultravioletas matan a las bacterias y a los virus.

Entonces, la primera recomendación es que se ventile (durante dos o tres horas), la segunda que entre el sol.

Lo tercero que hay que hacer es baldear el piso con detergente. Y luego barrer.

NUNCA, pero nunca, barrer primero, porque la formación de aerosoles, con el polvo de tierra, hace que se inhale el virus. Y entre 72 hs y hasta una semana después, esa persona podrí­a estar con síntomas de la enfermedad.

Las manifestaciones clínicas son variables y de diferente grado de severidad aunqueen general son: fiebre, hipotensión, escalofríos, malestar general, en ocasiones tos e insuficiencia respiratoria y dolores musculares;  síntomas que se suelen confundir con una simple gripe y por eso el error más grave es automedicarse y tomar aspirinas. La aspirina produce un aumento de la permeabilidad capilar y produce un aumento de la permeabilidad capilar con invasión de sus propios lí­quidos corporales a los pulmones y la persona muere.

Si se ingresa a una vivienda alquilada y una vez instalados recién ahí­ advierten la presencia de roedores, se los puede exterminar a través de dos métodos: uno quìmico y uno biológico.

El método biológico, parece una broma, pero es simple, tener un gato o un perro ratonero. Estos animales controlan al roedor.

El método quí­mico puede ser través de raticidas anticoagulantes. El raticida debe aplicarse lejos de la casa, porque atrae al roedor, teniendo en cuenta que no quede accesible a otros animales como perro o gatos, y además tiene que estar alejado de los niños.

Un roedor que come un veneno anticoagulante, puede morir entre los 6 y 9 días siguientes, y luego habrá durante 48 y 72 hs,  un fuerte olor putrefacto que luego desaparece.

Cuando el tema supera la posibilidad de un control domiciliario, se debe llamar a una empresa privada, o en el caso de Tandil al Área de Bromatología del Municipio que tiene un equipo que se dedica a controlar roedores cuando la problemática es barrial o en edificios públicos.

Dejanos tu comentario