Solidaridad con los trabajadores de Ronicevi

 

Ronicevi en manos de los trabajadores

En la ciudad de Tandil, desde el martes 7 de agosto, aproximadamente 40 trabajadores de la empresa Ronicevi se encuentran resistiendo dentro de la fábrica ubicada en Falucho 950 para resguardar los bienes de la misma luego de la quiebra.

La empresa Ronicevi entró en cesación de pagos y en concurso preventivo en el año 2000. En ese mismo año más 140 trabajadores fueron despedidos y quedaron en la calle esperando cobrar en algún momento los más de 6 meses de sueldos adeudados.

Luego de 9 años, en el 2009, el caso de Ronicevi volvió a ser noticia cuando se le declaró la quiebra por una millonaria deuda y su titular, en connivencia con la justicia, continuó funcionando bajo una nueva denominación: Norger SA.

Actualmente, los trabajadores que quedaron, luego de un proceso de más de 10 años, que incluyó despidos y todo tipo de flexibilizaciones laborales, como por ejemplo la exigencia de desafiliación al sindicato, se encuentran defendiendo su derecho al trabajo y su posibilidad de poner nuevamente en marcha la fábrica amparándose en la nueva Ley de Quiebras.

Apoyados en el antecedente histórico de más de 200 fábricas recuperadas por los trabajadores en todo el país; con las experiencias de Inpopar y Cerámica Blanca en la propia ciudad de Tandil y con la evidencia palpable de que es posible que los propios trabajadores se organicen autogestivamente para garantizar sus fuentes laborales, y acompañados por organizaciones sociales, sindicales y políticas, el movimiento estudiantil y distintos organismos del estado nacional y provincial, Ronicevi resiste en la búsqueda de la reparación histórica para los cientos de trabajadores despedidos en el 2000 y para recuperar el funcionamiento de una fábrica metalúrgica emblemática que, junto a otras, supo dar miles de puestos de trabajo.

Frente a esta situación que arrastra años de saqueos y de abusos, hoy los obreros organizados le dicen basta a la de prepotencia y a las maniobras de vaciamiento, al tiempo que plantean la continuidad de la fábrica bajo forma cooperativa tal como lo prevé la Ley.

La solidaridad de todos y todas es vital para acompañar a los trabajadores y sus familias en la difícil situación que están viviendo desde hace muchos años.

Dejanos tu comentario