Día Mundial del Comercio Justo

El 12 de mayo se celebra, en más de 70 países, el Día Mundial del Comercio Justo.

El Comercio Justo tiene en cuenta valores éticos y medioambientales frente a los criterios exclusivamente económicos del comercio tradicional.

En la Argentina existen organizaciones sin fines de lucro y cooperativas que aplican este tipo de comercio, que necesitan un consumidor responsable para sustentarse. El consumidor responsable es aquel que demanda y valora la calidad social y ética de los productos. Los consumidores podemos establecer relaciones comerciales más equitativas si valoramos no sólo el precio de los productos sino también las condiciones sociales y ecológicas en que se han elaborado.

Sobre la WFTO

La Organización Mundial de Comercio Justo (WFTO, sus siglas en inglés) es la representación internacional de más de 350 organizaciones comprometidas con el Comercio Justo, que congregan a 110 millones de campesinos, artesanos, vendedores y colaboradores voluntarios en todo el mundo. Para mayor información sobre la WFTO en América Latina podés entrar acá: http://www.wfto-la.org/

¿Qué es el Comercio Justo?

La Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO, por sus siglas en inglés) define al Comercio Justo como un movimiento social global que promueve otro tipo de comercio, uno basado en el diálogo, la transparencia, el respeto y la equidad. Asimismo, destaca que el Comercio Justo contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de los pequeños productores y trabajadores. Finalmente, plantea que el Comercio Justo va más allá del intercambio: demuestra que una mayor justicia en el comercio mundial es posible. Resalta la necesidad de un cambio en las reglas y prácticas del comercio convencional y muestra cómo un negocio exitoso puede también dar prioridad a la gente.

Otras informaciones respecto de comercio justo: Acá, acá, acá y acá

¿Qué es el consumo responsable?

Consumir no es sólo satisfacer una necesidad o un deseo individual, aunque ésta es la percepción que solemos tener habitualmente. Al consumir estamos colaborando en todos los procesos que hacen posible el bien o servicio consumido, seamos o no conscientes de ello. Estos procesos tienen implicaciones de carácter económico, social y medioambiental. El consumo responsable consiste en tener en cuenta estas repercusiones al momento de elegir entre las distintas opciones que ofrece el mercado.

Las principales características del Consumo Responsable son:

  • Ajustar los consumos a las necesidades reales: preguntarnos si lo que vamos a comprar lo necesitamos o no.
  • Considerar el impacto ambiental, desde el punto de vista del ciclo de vida del producto que compramos, teniendo en cuenta el conjunto del proceso desde la producción, transporte, distribución, consumo y los residuos que genera al final de su vida.
  • Plantear qué tipo de comercio queremos favorecer.
  • Asegurar la calidad de lo que compramos, de cara a adquirir bienes más saludables y duraderos.

Más información en: http://www.economiasolidaria.orghttp://www.consumoresponsable.com

Dejanos tu comentario