Aportes a la Ley Nacional de Economía Social y Solidaria

 

logomesaess2015-300x300-ampliaCompartimos un documento con los aportes de la Mesa de la Economía Social y Solidaria de Tandil al anteproyecto de Ley Federal de Economía Solidaria impulsado por el INAES. El mismo fue presentado por Marcos Pearson, coordinador del Programa de Economía Social y Solidaria de la Secretaría de Extensión de la UNICEN, en el día de ayer, jueves 16 de abril, en el 8vo. Foro de discusión del proyecto de ley, organizado por el Instituto de Promoción de la Economía Solidaria (IPES).

Más información sobre la Ley y los foros en: http://www.leyeconomiasocialysolidaria.info/

Aportes de la Mesa de la Economía Social y Solidaria de Tandil al Proyecto de Ley Federal de Economía Solidaria

En el sector de la llamada economía solidaria participan las tradicionales cooperativas y mutuales, de importante trayectoria en nuestro país, y desde un tiempo a esta parte, con una fuerte reactualización y reconfiguración social durante los últimos 15 años, otro grupo de actores sumamente dinámicos, con una gran diversidad de sujetos, con experiencias nuevas y cambiantes, cuya permanente transformación hace complejo su tratamiento legislativo e institucional, pero no por ello menos necesario.

Nos referimos aquí a los trabajadores autogestionados sin formalizar, emprendedores, productores familiares, iniciativas asociativas que no llegan a conformarse como cooperativas, organizaciones territoriales, mesas, espacios de feria y comercialización, redes de comercio justo, mercados populares, bancos comunales, organizaciones de microcrédito, etc.

Dada la gran importancia de estas experiencias económicas en nuestro modelo de desarrollo sostenible con inclusión social, creemos que la oportunidad histórica de discutir una Ley Nacional de Economía Solidaria debería fijar las bases de una política permanente para su reconocimiento, promoción y desarrollo, pensando en todos sus actores de forma integral. Sobre todo teniendo en cuenta que son todos estos actores en su conjunto, cooperativas, mutuales y los otros formatos organizativos señalados dentro del campo de la economía solidaria, quienes han marcado el camino y construido día a día las bases, en las empresas, en los barrios y en cada territorio, para que hoy, luego de 15 años, la Economía Solidaria tenga la importante vigencia que manifiesta en Argentina, y para que justamente hoy podamos avanzar en la discusión sobre su institucionalización.

Creemos que un proyecto de ley con alcance nacional debería poder ampliar su mirada más allá de las cooperativas y mutuales y abarcar a todos aquellos sujetos que, en definitiva, vienen construyendo experiencias que son hermanas, que caminan en la misma dirección, la de una economía más justa e igualitaria.

Creemos que la diferenciación de las experiencias de la Economía Social y Solidaria por su naturaleza meramente jurídica no beneficia más que a los sectores concentrados y perjudica al propio campo popular. Como nos enseñó estos días un dirigente cooperativista de la región, la única diferenciación que debería caber al momento de pensar los desafíos para el sector y considerar quiénes son realmente sus actores protagonistas es: “la economía en manos de los trabajadores o en manos de los sectores empresarios concentrados”.

Quisiéramos exponerlo a través de un ejemplo concreto. La crisis que sufrió nuestro país en las inmediaciones de los años 2000 y 2001, como todos saben, parió en su sufrimiento centenares de empresas recuperadas por sus trabajadores que, organizándose como cooperativas, defendieron, frente al embate de lo que dejaba el agotamiento del modelo neoliberal, sus puestos de trabajo.

En nuestra ciudad de Tandil existen 4 empresas recuperadas de estas características. Pero otras tantas cerraron o despidieron trabajadores, y allí nacieron centeneras de iniciativas económicas de trabajo autogestionado, asociativo, de emprendedores y productores familiares que comenzaron a alumbrar, desde la práctica concreta, otra forma de organizar el trabajo y la producción. No son cooperativas, pero sí se reconocen parte de la economía social y solidaria y parte de un mismo movimiento, resultado, en algún punto, de una misma historia. Son la economía en manos de los trabajadores. Muchos de ellos seguramente, con el tiempo, caminen en la dirección de la conformación de cooperativas o mutuales.

De este modo, una ley que incorpore y reconozca en su tratamiento a todos los sujetos del sector, con respeto de sus principios y formas de organización, podría establecer las bases para su participación activa, en paridad con los sujetos tradicionales, en el diseño y ejecución de las políticas públicas para la economía social en general.

Aportamos, además, que algunas de las acciones imprescindiblesque debería tener una ley programa como ésta son las de promover la remoción de obstáculos para el desarrollo de actividades económicas de todos los actores del sector; la creación de órganos competentes en las distintas instancias del Estado nacional; la promoción de sus valores mediante campañas de difusión y su incorporación en planes de estudio; capacitación de los sujetos; compromiso con las políticas de trabajo; facilitación del acceso a la tecnología, creación de espacios para la comercialización, de sistemas de financiamiento y de regímenes impositivos especiales.

También creemos que sería estratégico la ampliación del directorio del INAES para recibir a los representantes de las otras organizaciones de la economía social, en paridad con las tradicionales mutuales y cooperativas.

Lo mismo cabría hacer dentro del Consejo Consultivo Honorario que podría incorporar a representantes de otras asociaciones de la economía social.

Creemos que un proyecto que incorpore a todos los actores posibles e integre sus propuestas en estas funciones garantizará realmente los fundamentos institucionales para la promoción y desarrollo de la economía social en el país.

Reconocer e incorporar desde la legislación a estos nuevos actores que han crecido, en muchos casos, al calor de las políticas públicas del Estado Nacional, para reactualizar las tradiciones administrativas es una deuda pendiente.

Más allá de la regulación de las cooperativas y mutuales, creemos que una Ley Nacional de Economía Social y Solidaria debería plantearse en perspectiva de promoción y desarrollo de todo el sector en su conjunto.

Contacto:

Correo electrónico: mesaesstandil@gmail.com

Facebook: Mesa ESS Tandil

 

Dejanos tu comentario